Arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez y su tesis

El arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez expone la importancia de las escaleras de caracol

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (40 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

El arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez es un profesional reconocido internacionalmente por buena parte de sus obras en infraestructuras. Pero su trabajo no se ciñe exclusivamente al planteamiento arquitectónico de edificios, puentes y demás creaciones de este sector. El arquitecto también tiene una rama docente que le ha motivado a escribir una interesante tesis doctoral, relacionada lógicamente con la arquitectura y concretamente centrada específicamente en las escaleras de caracol.

Las escaleras de caracol y su evolución arquitectónica

Las escaleras de caracol son consideradas la obra arquitectónica de interior más compleja y, al mismo tiempo, ofrece en muchos casos una belleza digna de admirar en su forma y decoración. Está basada en un eje central o hélice sobre el que debe apoyarse cada escalón, hasta formar la característica espiral, que con el paso del tiempo y varias innovaciones artísticas, ha demostrado que puede adoptar formas realmente extraordinarias.

Pero no sólo la belleza ha sido el concepto de base utilizado para crear las escaleras de caracol, también la creatividad funcional ha tenido su peso. Las escaleras de caracol más primitivas se crearon en la época de la Edad Media con una característica circulación hacia la derecha en los castillos. Su forma limitaba sobremanera el acceso de posibles invasores, que tenían menos visión en su ascenso, menos espacio y una pared que les impedía realizar movimientos con las armas, al contrario que los defensores, quienes contaban con todas las ventajas posibles.

La escalera de Bramante – una de las más famosas

Posteriormente las escaleras de caracol cedieron terreno a la espectacularidad, pero incluso una de las más famosas, la escalera de Bramante que fue construida en los Museos Vaticanos en el año 1512, tenía cierta utilidad para el Papa Julio II, quien las usaba para subir a caballo o carruaje, gracias a que estaban construidas en una espiral con forma de rampa, en lugar de con escalones.

Esta escalera de caracol lamentablemente está cerrada al público para preservar su conservación. En su lugar es posible visitar otra también de aclamada fama, creada por Giuseppe Momo el año 1932, claramente inspirada en la de Bramante y que capta la atención de millones de turistas todos los años por su estructura, su forma y su diseño.

La tesis doctoral del arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez

Desde hace siglos hasta la época más reciente, la utilización de escaleras de caracol en una simbiosis de belleza arquitectónica y funcionalidad en el interior de edificios o de simple decoración en la parte exterior, ha permitido un auge creciente de este tipo de estructuras, que siguen fascinando a todos los espectadores que se detienen a admirarlas.

El arquitecto español Alberto Sanjurjo Álvarez así lo ha expuesto en su tesis doctoral “La escalera de caracol en los tratados de cantería españoles de la Edad Moderna y su presencia en el patrimonio construido hispánico: estudio geométrico y constructivo”.

El profesional de la arquitectura ha presentado su tesis doctoral en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, donde ha tenido el privilegio de obtener una calificación de Sobresaliente Cum Laude.

La importancia de las escaleras de caracol

El arquitecto Alberto Sanjurjo ha expuesto entre otras cosas en su tesis doctoral la importancia de las escaleras de caracol o, al menos, una de las principales características que definen su existencia.

Es bastante evidente que las escaleras rectilíneas en comparación con las escaleras de caracol ocupan mucho más espacio. A ello hay que sumar que la elegancia de una escalera de caracol no tiene comparación posible con estas escaleras más básicas, ni siquiera con otras complejas que no son capaces de transmitir tanta belleza arquitectónica y en muchas ocasiones tampoco a nivel ornamental.

En este sentido, está clara la funcionalidad de las escaleras de caracol, que desde el principio fueron las preferidas para los edificios pequeños o incluso en aquellas viviendas individuales que disfrutaban de esta forma de un toque decorativo que no existía en otros hogares.

No obstante, además de su elegancia y funcionalidad, las escaleras de caracol tenían también otras razones para ser especialmente llamativas, tal y como Alberto Sanjurjo Álvarez nos expone en su tesis doctoral.

Entre estos argumentos presentados por el profesional destaca el hecho de que las escaleras de caracol pueden ser construidas de diversas formas, así como también disponer de escalones o peldaños que varían en gran parte de sus dimensiones. De esta forma, algunos serán más rectos, otros más curvos, los habrá realmente grandes y los que serán muy pequeños, casi de transición, etc.

Además, entre las creatividades más originales descritas por Alberto Sanjurjo Álvarez destaca la existencia en algunas de estas escaleras de caracol de un descansillo de pequeñas dimensiones o bien se enfoca en la cantidad de vueltas sobre las que son construidas, de 90º, de 180º, etc.

Varios siglos de historia de la arquitectura en una tesis

La tesis doctoral presentada por el arquitecto Alberto Sanjurjo ha sido el fruto de un trabajo que ha desarrollado durante 10 años de su vida, en los que se ha centrado en estudiar las escaleras de caracol en las épocas comprendidas entre los siglos XVI y XVIII, desde las primitivas realizadas con piedra hasta las más modernas instalaciones de materiales actuales y con formas que casi pueden ser relacionadas con la ciencia ficción.

Para Sanjurjo las escaleras de caracol tienen plena cabida en la arquitectura moderna. De hecho, algunas de las más famosas escaleras de caracol no tienen demasiados años de antigüedad y siguen despertando gran interés para todos los que tienen el privilegio de descubrirlas en primera persona.

Es el caso por ejemplo de las siguientes escaleras de caracol:

  • La escalera de la Librería Lello en Portugal (Oporto), con una curvatura excepcional que desde 1906 sorprende a todos los que la visitan
  • las escaleras de caracol del Palacio de Schwerin (Alemania) cuya belleza parece anterior al año de su finalización en 1931
  • las algo psicodélicas escaleras que transitaban los profesionales en la fábrica de la compañía telefónica Bell ubicada en Amberes (Bélgica) desde el año 1958
  • Las del reciente City Hall de Londres (Reino Unido) que, desde 2002, sigue sorprendiendo por la armonía de su conjunto aunque transmita cierto dinamismo inexistente.

Y la lista continúa hasta hoy mismo, el arquitecto Alberto Sanjurjo considera que las escaleras de caracol mantendrán su imparable expansión y que aún les queda mucho más por evolucionar y mostrarnos creaciones imposibles.

1 Comment

  • Muy elegantes estas escaleras. He visto una famosa durante mi visita a Francia, la del museo Louvres. Es mucho más moderna, y no es de piedra, pero de acero y cristal. Me imagino que hacer algo así en piedra sería una tarea muy complicada.

Leave a Comment